Skip to main content

Producto que NO volvería a comprar


Este es un cepillo de cerámica para alaciar el cabello.  Había visto algunos artículos escritos sobre este cepillo, decidí comprarlo tomando en cuenta que mi pelo es lacio.  De primera intención, me gustó que tiene una pequeña pantalla LCD donde indica la temperatura que va de 140 a 450 grados fahrenheit.  También tiene un botón de prender y apagar, puedes aumentar o disminuir la temperatura a tu antojo.  Lo importante es que luego de dejarlo unos 5 minutos a temperatura de 400 F, dividí mi pelo en secciones y lo pasé.  El resultado honestamente no fue nada grandioso o que notara una diferencia significativa, tomando en cuenta que tengo mi cabello sin ningún rizo.  No es un producto que volvería a comprar. Precio $19.99

Popular posts from this blog

Atrae los milagros...

Estilos para el cabello según la forma de su rostro

1.  Cara Ovalada Mujeres con este tipo de cara no deben tener el pelo recto y largo. El mejor corte de pelo es escalonado o en capas, ya que acentuará los pómulos especialmente si tiene pelo rizado.
2. Cara larga Utilice flequillo para reducir la longitud de su cara y unas capas ligeras a los lados.
3.  Cara redonda El pelo recto o parejo es el mejor corte que le puede favorecer y acentuará sus pómulos.  Tanto para pelo lacio o rizado es lo más recomendable, ya que contrasta la redondez.
4.  Cara cuadrada Corte recto o parejo a la longitud del hombro es lo más recomendable para este tipo de rostro.  Minimiza el efecto de la frente grande, utilizando flequillo ya sea hacia la derecha o la izquierda.
5.  Cara corazón Este tipo de rostro es más ancho en la frente y estrecho en la barbilla.  Le favorecerá un corte tipo Bob con unas capas ligeras, para cabello lacio.  Para cabello rizado utilizar corte en capas.
6. Cara diamante La frente y barbilla son más estrechas que la parte central …

La MADUREZ...

Es una etapa en la vida en la cual, aunque todo esté en calma, siempre puede existir alguno que otro relámpago.  Es el arte de vivir en paz con lo que se nos hace imposible cambiar.  Cuando llegamos a la etapa en la que guardar un secreto nos hace sentir mejor que divulgarlo a otros.  Cuando no decimos algo que consideramos que no va a edificar.  Cuando vivimos en armonía con lo que somos y donde estamos.