Skip to main content

Buenos hábitos para nuestros riñones


1.  Consumir suficiente agua
Es importante para el buen funcionamiento de nuestros riñones y de todos los órganos en general.  El agua nos ayuda a liberar impurezas y desechos de nuestro cuerpo.  Según la Organización Mundial de la Salud, un adulto sano debe ingerir 30 a 35mililitros de agua al día por kilogramo de peso.

2.  Evita el alcohol y cigarrillo
Afectan la salud en general, en este caso en particular de la función renal, evitan que nuestro cuerpo haga frente de manera eficiente a todas las sustancias tóxicas que invaden nuestro cuerpo.  Piensa que puedes quitarle tiempo a tu vida al fumar e ingerir alcohol constantemente.

3.  Horas de sueño
Cuando tienes falta de sueño, el proceso de revitalizar nuestro tejido renal no se realiza completamente.  Esto puede desencadenar en un mal funcionamiento del riñón.  Es importante que duermas entre 7 a 9 horas, según la National Sleep Foundation.

4.  Sedentarismo
Cuando nuestro trabajo diario es sedentario, por lo general lo es, surge un estancamiento del riñón.  Esto ocurre por la falta de circulación sanguínea adecuada.  Podemos contrarestar esto haciendo algún tipo de ejercicio  o estiramiento cada hora.

5.  No ingerir cafeína en exceso
Ya sea en el café o refrescos, la cafeína cuando se ingiere en exceso causa daño en particular a nuestro riñones.  Esto es debido a que es diurético natural y puede deshidratar nuestro cuerpo que hace trabajar en exceso a nuestros riñones.

6.  Vitamina B6
Esta vitamina se encuentra en pescado, aves, papas y frutas.  Ayuda al buen funcionamiento de nuestros riñones.  Se debe consumir 1.5 mg según el National Institute of Health.

7.  No aguantes las ganas de orinar
Cuando retienes orina en tu vejiga, puede llevarte a insuficiencia renal e incontinencia.  Alerta a las señales de tu cuerpo, cuando tengas deseo orina.

8.  Controla la ingesta de sodio
La sal de mesa que usamos para cocinar, el la principal fuente de sodio.  Evitemos ingerirla en exceso, si podemos evitarla mejor.  Es recomendable ingerir los alimentos lo más natural posible.  Si es imprescindible, sólo entre 5 a 6 gramos, una cucharada al dia. (Organización Mundial de la Salud)

9.  Dietas poco balanceadas
Las dietas que en pretenden quemar la grasa del cuerpo en exceso, lo que hacen es privar de protección a nuestros riñones.  La sangre se filtra con poco balance y no permite que el cuerpo tenga los nutrientes necesarios.

10.  Exceso de proteínas
Lo que hacen es aumentar la carga sobre nuestros riñones, ya que no se acumula.  Cuando los riñones no pueden hacer el trabajo de limpieza pueden formarse piedras o cálculos renales.

Popular posts from this blog

Atrae los milagros...

Estilos para el cabello según la forma de su rostro

1.  Cara Ovalada Mujeres con este tipo de cara no deben tener el pelo recto y largo. El mejor corte de pelo es escalonado o en capas, ya que acentuará los pómulos especialmente si tiene pelo rizado.
2. Cara larga Utilice flequillo para reducir la longitud de su cara y unas capas ligeras a los lados.
3.  Cara redonda El pelo recto o parejo es el mejor corte que le puede favorecer y acentuará sus pómulos.  Tanto para pelo lacio o rizado es lo más recomendable, ya que contrasta la redondez.
4.  Cara cuadrada Corte recto o parejo a la longitud del hombro es lo más recomendable para este tipo de rostro.  Minimiza el efecto de la frente grande, utilizando flequillo ya sea hacia la derecha o la izquierda.
5.  Cara corazón Este tipo de rostro es más ancho en la frente y estrecho en la barbilla.  Le favorecerá un corte tipo Bob con unas capas ligeras, para cabello lacio.  Para cabello rizado utilizar corte en capas.
6. Cara diamante La frente y barbilla son más estrechas que la parte central …

La MADUREZ...

Es una etapa en la vida en la cual, aunque todo esté en calma, siempre puede existir alguno que otro relámpago.  Es el arte de vivir en paz con lo que se nos hace imposible cambiar.  Cuando llegamos a la etapa en la que guardar un secreto nos hace sentir mejor que divulgarlo a otros.  Cuando no decimos algo que consideramos que no va a edificar.  Cuando vivimos en armonía con lo que somos y donde estamos.