Skip to main content

Pan de maiz con miel y canela


Esta receta es una variación que hice, ya que extraño el pan de maíz de Puerto Rico.  En esta area de Texas no se consigue, así que decidí agregarle a la mezcla normal de pan de maíz, miel y canela al gusto para darle ese sabor dulce que tanto me gusta.  Si desea puede ver al final, el video de la receta.

Ingredientes:
1 cajita de 8.5 onzas de "corn muffin mix" (harina de maiz)
1 huevo
1/3 taza de leche
Miel y canela al gusto

Pasos:
  1. Precaliente el horno a 400 grados F.
  2. Mezcle todos los ingredientes hasta que quede una masa homogénea.
  3. Engrase un molde pequeño, o puede utilizar molde para cup cake.
  4. Vierta la mezcla en el molde, coloque en el horno por 15 a 20 minutos o cuando vea que esté dorado.


Popular posts from this blog

Atrae los milagros...

Estilos para el cabello según la forma de su rostro

1.  Cara Ovalada Mujeres con este tipo de cara no deben tener el pelo recto y largo. El mejor corte de pelo es escalonado o en capas, ya que acentuará los pómulos especialmente si tiene pelo rizado.
2. Cara larga Utilice flequillo para reducir la longitud de su cara y unas capas ligeras a los lados.
3.  Cara redonda El pelo recto o parejo es el mejor corte que le puede favorecer y acentuará sus pómulos.  Tanto para pelo lacio o rizado es lo más recomendable, ya que contrasta la redondez.
4.  Cara cuadrada Corte recto o parejo a la longitud del hombro es lo más recomendable para este tipo de rostro.  Minimiza el efecto de la frente grande, utilizando flequillo ya sea hacia la derecha o la izquierda.
5.  Cara corazón Este tipo de rostro es más ancho en la frente y estrecho en la barbilla.  Le favorecerá un corte tipo Bob con unas capas ligeras, para cabello lacio.  Para cabello rizado utilizar corte en capas.
6. Cara diamante La frente y barbilla son más estrechas que la parte central …

La MADUREZ...

Es una etapa en la vida en la cual, aunque todo esté en calma, siempre puede existir alguno que otro relámpago.  Es el arte de vivir en paz con lo que se nos hace imposible cambiar.  Cuando llegamos a la etapa en la que guardar un secreto nos hace sentir mejor que divulgarlo a otros.  Cuando no decimos algo que consideramos que no va a edificar.  Cuando vivimos en armonía con lo que somos y donde estamos.