Hoy no es un día cualquiera, es día de celebrar!!

Para los que tienen o han tenido un hijo, un familiar o alguien a quien aprecian enfermo, van a entender la alegría cuando sentimos que se han curado. Hoy mi hijo Gabriel, el cual tiene 15 años de edad, cumple dos años que no le da un ataque de asma. Para hacerle un resumen, mi hijo desde la edad de dos años se le diagnosticó asma severa. De ahí en adelante nuestra vida cambió en muchos aspectos, ya que tenía que tener muchos cuidados especiales con él, tenía alrededor de 7 a 8 hospitalizaciones por años, de las cuales algunas fueron en intensivo pediátrico. Por años tuve que hacerme casi experta en el manejo de máquinas de terapia respiratorias, broncodilatadores, etc. Hoy doy gracias a Dios por ello, y doy por concluída con mucha fe, esta difícil etapa de enfermedad. Para los padres y madres que me estén leyendo y tengan un hijo o familiar enfermo, nunca pierdan la fe. Es importante que a la hora de un diagnóstico, se apoderen de la enfermedad con todo el conocimiento que puedan adquirir y siempre sigan las instrucciones médicas. Llegué con mi hijo a una cercanía tan grande durante toda esa etapa, que podía percibir su olor diferente cuando estaba por tener un ataque de asma. Es increíble los lazos de madre a hijo, máxime cuando tenemos un hijo enfermo.
En la imagen abajo, pueden ver parte del equipo con el cual tuve que moverme a todos los lugares que fuera con mi hijo fuera de la casa. Las mascarillas de terapia respiratoria que ven con muñequitos, las conservo, ya que fueron de las primeras que utilizó hace 13 años atrás. Espero mi experiencia les sirva para que nunca pierdan la fe. A celebrar este día!

Mi hijo Gabriel y yo

Popular posts from this blog

Cómo proteger la salud después de un huracán

Qué debe saber sobre la Leptospirosis