Skip to main content

5 trucos para realzar tu maquillaje

No es necesario tomar clases ni ser una experta para hacernos un maquillaje favorecedor.  Estos trucos o tips nos ayudarán a realzar nuestras facciones.

 Perfila tu nariz 
Aplica corrector oscuro en las paredes laterales y difumina.


Resalta las cejas
Con un lápiz o pincel delínea la parte superior e inferior de tu ceja.  Llena los espacios o huecos trazando líneas a favor del crecimiento del vello.


Volumen a tus labios
Aplica lipstick de tono más oscuro en los extremos de tu boca y en la parte media un tono más claro. Luego difumina.

Contorno al rostro

Usa tu corrector de preferencia, aplica primero la base y luego el corrector donde quieras enfatizar tu rostro.


Resalta la mirada
Con un iluminador o sombra clara que contenga pigmentos brillosos, coloca un toque en el arco inferior de la ceja, al comienzo y final del ojo.

Popular posts from this blog

Atrae los milagros...

Estilos para el cabello según la forma de su rostro

1.  Cara Ovalada Mujeres con este tipo de cara no deben tener el pelo recto y largo. El mejor corte de pelo es escalonado o en capas, ya que acentuará los pómulos especialmente si tiene pelo rizado.
2. Cara larga Utilice flequillo para reducir la longitud de su cara y unas capas ligeras a los lados.
3.  Cara redonda El pelo recto o parejo es el mejor corte que le puede favorecer y acentuará sus pómulos.  Tanto para pelo lacio o rizado es lo más recomendable, ya que contrasta la redondez.
4.  Cara cuadrada Corte recto o parejo a la longitud del hombro es lo más recomendable para este tipo de rostro.  Minimiza el efecto de la frente grande, utilizando flequillo ya sea hacia la derecha o la izquierda.
5.  Cara corazón Este tipo de rostro es más ancho en la frente y estrecho en la barbilla.  Le favorecerá un corte tipo Bob con unas capas ligeras, para cabello lacio.  Para cabello rizado utilizar corte en capas.
6. Cara diamante La frente y barbilla son más estrechas que la parte central …

La MADUREZ...

Es una etapa en la vida en la cual, aunque todo esté en calma, siempre puede existir alguno que otro relámpago.  Es el arte de vivir en paz con lo que se nos hace imposible cambiar.  Cuando llegamos a la etapa en la que guardar un secreto nos hace sentir mejor que divulgarlo a otros.  Cuando no decimos algo que consideramos que no va a edificar.  Cuando vivimos en armonía con lo que somos y donde estamos.