Skip to main content

11 cosas a las que debes renunciar HOY

Desde mi punto de vista, estas son las 11 cosas a las que debes renunciar con carácter de urgencia.  En mi opinión son cosas que te restan a tu bienestar, felicidad o armonía.  Son las siguientes:
  • Renuncia a estar alejado de Dios.
  • Renuncia a vivir según lo que dicta la sociedad o según las expectativas de las demás personas.
  • Renuncia a estar resistiendo el cambio.
  • Renuncia a hablar mal de ti mismo o autodestruirte con tus propios pensamientos.
  • Renuncia a la necesidad de tener que impresionar a los demás.
  • Renuncia a estar criticando a las demás personas.
  • Renuncia a estar quejándote constantemente.
  • Renuncia a las creencias que te limiten como persona.
  • Renuncia a estar culpando a los demás de las cosas que te suceden.
  • Renuncia al deseo de controlarlo todo y a todos.
  • Renuncia a creer que siempre tienes la razón.

Popular posts from this blog

Atrae los milagros...

Estilos para el cabello según la forma de su rostro

1.  Cara Ovalada Mujeres con este tipo de cara no deben tener el pelo recto y largo. El mejor corte de pelo es escalonado o en capas, ya que acentuará los pómulos especialmente si tiene pelo rizado.
2. Cara larga Utilice flequillo para reducir la longitud de su cara y unas capas ligeras a los lados.
3.  Cara redonda El pelo recto o parejo es el mejor corte que le puede favorecer y acentuará sus pómulos.  Tanto para pelo lacio o rizado es lo más recomendable, ya que contrasta la redondez.
4.  Cara cuadrada Corte recto o parejo a la longitud del hombro es lo más recomendable para este tipo de rostro.  Minimiza el efecto de la frente grande, utilizando flequillo ya sea hacia la derecha o la izquierda.
5.  Cara corazón Este tipo de rostro es más ancho en la frente y estrecho en la barbilla.  Le favorecerá un corte tipo Bob con unas capas ligeras, para cabello lacio.  Para cabello rizado utilizar corte en capas.
6. Cara diamante La frente y barbilla son más estrechas que la parte central …

La MADUREZ...

Es una etapa en la vida en la cual, aunque todo esté en calma, siempre puede existir alguno que otro relámpago.  Es el arte de vivir en paz con lo que se nos hace imposible cambiar.  Cuando llegamos a la etapa en la que guardar un secreto nos hace sentir mejor que divulgarlo a otros.  Cuando no decimos algo que consideramos que no va a edificar.  Cuando vivimos en armonía con lo que somos y donde estamos.